Consejos sobre seguridad online

Protégete con nuestras directrices de seguridad, que incluyen información especial para ayudar a los padres a proteger a sus hijos cuando usen Internet.

Protege tu privacidad

Piénsatelo muy bien antes de publicar información que pueda identificarte a ti o a tu familia. Descubre los filtros disponibles y ajusta la configuración de tu privacidad para que los desconocidos no puedan ver tu perfil y cierta información.

Cuidado con la información procedente de fuentes no fiables

No creas todo lo que lees en Internet. Evalúa detenidamente la validez de la información que encuentras basándote en su procedencia, la reputación de la fuente y cómo la citan en otros sitios.

Recuerda que Internet es un espacio público

Todo lo que escribas o compartas en Internet o en páginas web y que pueda ver cualquiera que tenga conexión, puede considerarse público. Una vez hayas publicado información, incluso si la borras enseguida, podría circular rápida y fácilmente (y potencialmente durante un tiempo indefinido). Tenlo en cuenta antes de publicar o compartir información en Internet.

Aprende a distinguir qué se considera conducta prohibida u ofensiva.

Asegúrate de que tu comportamiento es el adecuado y descubre cómo informar en caso de que observes cualquier conducta inapropiada.

Copia y comparte con prudencia.

La copia de contenido directamente desde un sitio web y el envío del mismo como trabajo propio puede ser ilegal. La copia y la distribución de música o contenido multimedia también puede ser ilegal. Asegúrate de que conoces cualquier restricción sobre el copyright en todo lo que copies y uses en otros sitios.

Ten cuidado a la hora de quedar con contactos online en el mundo real

Si vas a quedar con alguien con quien has estado en contacto online, asegúrate de que tus amigos cercanos o tu familia sepan con quién vas a quedar y dónde. Intenta además que el lugar donde os vais a ver sea un sitio público, seguro y relativamente concurrido.

Detente y piénsalo bien antes de cargar imágenes directamente desde tu móvil.

Esta es una forma rápida y sencilla de compartir fotos, pero debes estar seguro de que dichas imágenes son apropiadas para compartirlas online.

Los dispositivos móviles pueden contener tanta información confidencial como un ordenador

Los correos electrónicos, los contactos e incluso las contraseñas introducidas previamente en los sitios web o en tu dispositivo móvil pueden conservarse en el dispositivo, así que toma medidas para protegerte y mantener seguro tu móvil.

Ten cuidado al compartir tu ubicación

Algunos servicios te permiten compartir tu ubicación con tus contactos, pero procura que dicha información llegue solo a personas en las que confías. Piénsalo: ¿Quieres que todo el mundo sepa dónde estás exactamente (y, por tanto, dónde no estás) a una hora determinada?

Recuerda que siempre pueden aplicarte unas tarifas de datos.

El uso de los servicios de Internet puede implicar la transmisión de grandes cantidades de datos a través de la red de tu proveedor de servicios. Ponte en contacto con tu proveedor de servicios de red para obtener información sobre los cargos por transmisión de datos.

¿Tienes hijos? ¿Está tu hijo conectado o utiliza los servicios de Internet?

Si tienes hijos, hemos recopilado algunos consejos y directrices para ayudar a tu hijo a mantenerse protegido cuando se conecta a Internet.

Observa atentamente los servicios de Internet que usan tus hijos.

Piensa en configurar tu propia cuenta para investigar a fondo de qué trata el servicio. Asegúrate de que tus hijos son lo suficientemente mayores para utilizar un servicio determinado. Habla con tu hijo sobre tus preocupaciones.

Enseña a tus hijos a distinguir qué tipo de información es personal.

Ayuda a tus hijos a pensar detenidamente si deberían revelar cierta información públicamente, como por ejemplo, el nombre, la dirección o el número de móvil. Asegúrate de que saben que la información financiera familiar es personal y debería seguir siéndolo. Diles a tus hijos que no elijan un alias, una identidad o un perfil que proporcione demasiada información personal.

Explícales a tus hijos que solo deben publicar contenido con el que se sientan cómodos si lo ve alguna otra persona.

Anima a tu hijo a pensar sobre los comentarios, las imágenes y los vídeos que publica. Es posible que los directores, los empleados de la oficina de admisión del colegio, los entrenadores y los profesores vean los mensajes de tu hijo.

Enseña a tus hijos que, al publicar algo online, permanece ahí durante mucho tiempo.

Incluso si tu hijo borra información de una página web, las copias o las versiones anteriores pueden existir en los ordenadores de otras personas y puede publicarse de nuevo, durante un período indefinido.

Habla con tus hijos sobre los peligros del acoso online.

El acoso online puede adquirir muchas formas: desde la difusión de rumores online hasta la publicación de mensajes privados sin el consentimiento del remitente, pasando por mensajes amenazantes. Anima a tus hijos a que te cuenten si están siendo víctimas de un acosador.

Enseña a tus hijos a opinar sobre el sexo online.

Asegúrate de que tus hijos saben que no deben hablar nunca sobre sexo con extraños a través de internet, ni enviar imágenes sexualmente reveladoras de ellos mismos ni de ninguna otra persona.

Diles a tus hijos que no mientan sobre su edad.

Enseña a tus hijos que si dicen que tienen 18 o más cuando no es cierto (por ejemplo), se trata de una afirmación fraudulenta que puede causarles problemas.

Enseña a tus hijos a ser conscientes de en qué sitios entran.

Anima a tus hijos a conocer las notificaciones de seguridad de un sitio y los estándares de privacidad antes de que guarden cualquier información personal o realicen una publicación. Asegúrate de que tus hijos comprenden cómo funciona la configuración de la privacidad en las redes sociales para que sepan cómo protegerse.